Cuando no estás en el momento presente, cuando tienes demasiadas expectativas y piensas que no vas a lograr lo que quieres, te desanimas, te deprimes, no crees en ti mismo, no tienes energía. Es porque no estás enfocado en la conciencia, no estás enfocado en dar, estás enfocado en qué es lo que está mal contigo.

Tienes que cambiar tu foco. Algunas personas son naturalmente positivas y simplemente disfrutan de todo, y otras siempre están quejándose, son siempre negativas, no creen en nada. Pero se puede cambiar de actitud. ¿Cómo puedes hacer eso?

Primeramente, tienes que liberar toda la basura que allí esté, todo el resentimiento, todas las desilusiones, porque cargamos con eso, y una vez que comenzamos a liberarlo nuestra vibración natural será la pasión, la dicha, como cuando eras niño. Porque a medida que vamos siendo adultos nos vamos desilusionando: “¿Y ahora qué? Ya probé eso antes y no funcionó», o “ ¡Mi marido me dejó hace diez años! Ya perdí mi juventud”, etc.

Tenemos miles de razones para no ser felices, pero en realidad es una percepción mental. Debemos liberar todo eso y entonces nuestra actitud cambia, y luego nos ponemos en acción. Y no se trata del objetivo, se trata de aquello que uno va siendo en cada momento, aquello que uno descubre de si mismo, el cómo va evolucionando, el cómo va aprendiendo, el cómo va creciendo aquello que estamos experimentando.

Nuevas aventuras, nuevas puertas y puertas que nunca hemos abierto. ¿Y por qué no las hemos abierto? ¡Porque estamos tan apegados a las viejas puertas! Si algo no está frente a ti no es tuyo, si está frente a ti es tuyo, así que sólo golpea esa puerta y se abrirá, y es así como uno cambia, como suelta todo, como deja ir todo y comienza a decir que sí.

Todo el mundo atraviesa esos momentos en los que nada tiene sentido, esa desilusión, ese anhelo, y es justamente ahí cuando uno empieza a descubrir al ser verdadero. Es un buen espacio, porque de ahí solo puedes emerger.

Escaparnos de nosotros mismos es una adicción y es muy común: logramos y logramos y logramos y después nos sentimos como huecos, como si no hubiera nada allí. Porque nunca es suficiente, y creo que en algún punto esto le sucede a todos los seres humanos, tenemos estas cajitas o estas ideas de lo que tendríamos que hacer y lo que tendríamos que tener, pero luego agarramos la cajita y se sigue sintiendo vacía, porque nos hemos perdido a nosotros mismos.

No conocemos nuestra propia autenticidad y hemos perdido nuestra dicha porque todo está en el afuera. No importa lo que tengamos, seguimos sintiéndonos vacíos, y sí, nos escapamos de nuestra tristeza, pero en algún momento todos los seres humanos tienen que parar, tienen que conectarse, si no lo hacen van a empezar a manifestarse problemas: nos enfermamos, comienzan a suceder cosas externamente, las relaciones empiezan a colapsar, hay pérdidas.

Uno puede seguir trabajando y haciendo lo que desea, pero tiene que estar más centrado. Porque el universo siempre nos está pidiendo evolucionar, así que si puedes ver esto, ya es hora de empezar a ir hacia adentro, es tiempo de cambio. Ésa es la belleza de ser humanos, siempre podemos reinventarnos.

Summary
Siempre podemos reinventarnos
Article Name
Siempre podemos reinventarnos
Description
Cuando no estás en el momento presente, cuando tienes demasiadas expectativas y piensas que no vas a lograr lo que quieres, te desanimas
Author
Publisher Name
Isha
Publisher Logo