Repasemos ahora lo aprendido en nuestros encuentros anteriores.  Habíamos completado el aprendizaje de las 4 facetas, a las que daremos como mínimo una hora diaria de tiempo de práctica, recostados cómodamente o sentados, cerrando los ojos y pensando :

ALABANZA AL AMOR POR ESTE MOMENTO EN SU PERFECCIÓN Atención: profundo al corazón.

GRACIAS AL AMOR POR MI EXPERIENCIA HUMANA EN SU PERFECCIÓN

Atención: profundo al corazón.

AMOR ME CREA EN MI PERFECCIÓN

Atención: profundo al corazón.

OM UNIDAD

Atención: desde la base de la columna hasta el tope de la cabeza.

También, durante el día, podemos pensar cualquiera de ellas con nuestros ojos abiertos. Por ejemplo en medio de un momento estresante, o incluso con algo monótono o aburrido. Al pensar la faceta  con ojos abiertos lo que logramos es  estar muy presentes en cada momento, sin perdernos en los dramas de la mente. 

Este método que estamos aprendiendo a incorporar en nuestra vida cotidiana y que va desarrollando un estado de bienestar interior, no descarta los pensamientos, muy al contrario: aprendemos a fluir con ellos y vamos aprendiendo a no acumular estrés.

Cuando estás practicando, quizás encuentres que tu cabeza repentinamente se llena de pensamientos, más que lo usual.  Esto significa que la unificación está trabajando, pues los pensamientos son la señal de todo el estrés que se está eliminando.

La elevación de nuestra vibración al pensar las facetas, provoca que todo aquello que no esté vibrando en esa frecuencia se vaya: patrones de pensamientos, recuerdos, obsesiones, preocupaciones, etc.

Es importante recordar entonces, que la unificación es una práctica especial, donde vamos limpiando lo grabado en el pasado que nos trae sufrimiento. Es por eso, como ya hemos dicho, que no tratamos de parar los pensamientos que vienen; pueden surgir todo tipo de pensamientos mientras estamos unificando y todos son perfectos.  Pasan por tu mente, sin importar lo entretenidos o desagradables que puedan ser. Son la señal de la “basura” que está saliendo, así que no te enganches ni te pelees con ellos. Tú solo enfócate en las facetas,  que vibran en esa energía tan hermosa del amor.

Y tienes que saber que el intelecto no es tu enemigo. Ama a tu intelecto, no lo veas como algo malo. A veces los pensamientos son de muchos juicios con nosotros mismos, pero a medida que tu conciencia se va expandiendo con la práctica, las dudas y trucos que la mente te pone se extinguirán naturalmente.

El amor-conciencia es mucho más grande que el intelecto: atestigua la mente y todas sus maquinaciones, toma lo que necesita del intelecto para poder tener una experiencia humana, pero tiene una percepción clara de las cosas que nos hacen sufrir. Este amor ve a través de los pensamientos basados en miedo, que nos hacen aferrarnos a algo en lugar de liberarnos.

La mente es un signo de interrogación interminable, de permanente duda: cambia confusamente de una opinión a otra. Por eso, esta semana, practica las 4 facetas, teniendo en cuenta esto que hoy te comparto.

RECUERDA COMPLETAR UNA HORA DE UNIFICACIÓN CON OJOS CERRADOS A DIARIO (2 BLOQUES DE MEDIA HORA O 3 BLOQUES DE 20 MINUTOS) Y PENSAR LA PRIMERA FACETA CON OJOS ABIERTOS, DURANTE TODO EL DIA SI ES POSIBLE, CADA VEZ QUE TE ACUERDES, CUALQUIERA SEA LA ACTIVIDAD QUE ESTéS REALIZANDO. Luego este “pensar la faceta” mientras realizas tus actividades cotidianas se transformará en un maravilloso hábito. ¡Una pantalla anti-estrés!

Hasta aquí por hoy queridos,  es hermoso que vean la película “¿Por qué caminar si puedes volar?”, donde comparto todo esto, y si tienen dudas sobre la práctica, pueden consultarnos a isha@isha.com.  

¡Y el 4 de Julio tendrán la oportunidad de asimilar y practicar en un Seminario que impartiré por Zoom! Pueden llamar al +56 9 6687 2556  para más información y también visitar nuestra página: www.ishajudd.com