was successfully added to your cart.

Lección 4: De Víctima a Creador

By 26 Octubre, 2015Cursos

En última instancia, lo que estamos aprendiendo a hacer con las facetas que estoy compartiendo contigo en este curso, es a aprender a elegir: a elegir el amor en lugar del miedo, la dicha en lugar de la crítica, la entrega en lugar de la resistencia. Estamos aprendiendo a tomar responsabilidad por aquello que elegimos ser en cada momento, en lugar de culpar a nuestro entorno cambiante por nuestro propio descontento. Este cambio de percepción es el cambio de vernos como víctimas a vernos como creadores.

Las circunstancias que han dado forma a nuestras vidas son tan únicas e individuales como nuestra personalidad – no hay dos personas iguales. Sin embargo, nuestra capacidad para crecer como individuos, para evolucionar como personas más compasivas, amorosas y conscientes, no depende de lo que nos haya sucedido sino de nuestra actitud frente a esas situaciones. Frente a las dificultades, ¿nos achicamos o crecemos? ¿Resistimos o usamos la situación para crecer?

Cada vez que miro a mi vida con un no, O con una idea mejor de cómo las cosas deberían ser, estoy rechazando la vida. Como no puedo controlar el juego, no jugaré. No puedo entender, así que no aceptaré. Así de extremo llega a ser la obsesión de un intelecto miedoso; sus complicaciones drenan la alegría de la vida. La conciencia vive en la unidad del corazón. Cuando se vive desde el corazón, no quedan más preguntas. Cuando tu eres lo absoluto, la necesidad desesperada de entender desaparece, absorbido por la alegría plena del ser puro. El corazón no quiere nada más cuando ha encontrado el amor.

¿Cómo puedes pasar de ser una víctima a un creador? Enfocándote en la conciencia, en la profundidad silenciosa que yace dentro de todos nosotros, hasta convertirte en una mente sin pensamientos. ¿Por qué? No hay un por qué. Simplemente es. Cuando notas que estás resistiendo lo que es, pensando que algo podría ser mejor en este momento o que algo es injusto, déjalo ir. Recuerda que cuando fluyes, cuando te entregas, estás siendo Dios. Cuando estás luchando, estás siendo un niño resentido que no quiere tomar responsabilidad. Nada podría ser mejor en este momento, nada es injusto, porque Dios es todo; tú eres Dios en todo, Dios es alegría y todo es tu creación.

Víctima vs Creador: respuestas a situaciones reales

Hay muchas situaciones donde es fácil ver la diferencia entre una respuesta de la víctima y la del creador. Los siguientes ejemplos pueden ayudarte a ser más consciente de tu propia actitud de víctima y empezar a tomar nuevas decisiones:

 Respuesta Víctima  Respuesta Creador
Relaciones Tu no me estás haciendo feliz.  Necesito que me ames para sentir que valgo. Me regocijo dándote. Quiero servirte para ser lo mejor que puedas ser, así como yo estoy comprometido en ser lo mejor de mí.  Yo me abro a recibir tu amor y lo merezco.
Pérdidas ¿Por qué todas las cosas malas me suceden a mi? No puedo ser feliz porque las circunstancias externas no me lo permiten.  Si tuviera mejores oportunidades podría sentirme pleno o realizaría mi potencial. Abrazo las cosas que suceden en mi vida como oportunidades para crecer. Confío que incluso las cosas que no quiero que sucedan, me están trayendo lo mejor. Me entrego a lo que es y fluyo con lo que viene. Mi dicha está en abrazar y disfrutar y no en resistir y quejarme.
Falta No tengo suficiente tiempo / dinero / apoyo Si estoy totalmente presente, me doy cuenta que tengo todo lo que necesito en cada momento. Confiando y fluyendo, estoy abierto a apreciar la abundancia que fluye siempre hacia mí.
Dar Tengo que tomar, porque no tengo suficiente. La gente quiere quitarme lo que tengo, así que lo tengo que proteger. Yo estoy aquí para servir, es mi alegría dar desde la abundancia que tengo dentro. Al dar, estoy recibiendo, porque me doy a mí mismo. Cuanto más doy, más recibo.
Confianza En el pasado, cuando he confiado, me han decepcionado. Siempre espero que las cosas salgan mal. La confianza viene de confiar. El elegir confiar es reflejo de mi integridad: no depender del resultado externo. Si yo confío, yo gano, cualquiera sea el resultado, porque yo estoy confiando en mí mismo.
Cometiendo “un error” No fue mi culpa. Tengo que explicarte por qué no fue mi culpa. Tengo que convencerte de mi excusa. No asumo la responsabilidad de mis actos.  Yo soy responsable de todo: si cometo un error, lo uso como una oportunidad para aprender y elegir diferente la próxima vez. Yo no defiendo, estoy dispuesto a escuchar para poder evolucionar.
Amistad Como soy tu amigo y estoy para apoyarte, tu me debes.  Te doy tanto, que ahora tu me tienes que dar a mi. Doy sin condiciones y estoy abierto a recibir. Soy vulnerable contigo y escucho lo que tienes para decirme sin resistencia, porque el amor no necesita defensa.
Reconocimiento Necesito ser reconocido, necesito tu aprobación. Si no  me apruebas, me invalidas. No me puedo valorar si no me aprecian. Me valoro, la integridad de mis acciones me llena de satisfacción. Si experimento un  desacuerdo en lo  externo, voy hacia adentro para ver como me hace sentir y tomar conciencia de eso en mí. Mi sentido de autoestima se basa en mi experiencia interna de la conciencia, que no depende de las opiniones cambiantes de los que me rodean.
Acción Todo se siente como un esfuerzo. Recibo cualquier petición con resistencia. Tomo atajos  en lo que pueda por pereza. La mediocridad marca mis acciones.  Yo digo que sí a todo. La excelencia marca mis acciones y encuentro alegría en dar lo mejor de mí mismo, evolucionando constantemente a más.
Responsabilidad Yo no soy responsable de las cosas que me pasan. Yo soy responsable por mi universo.

Contemplación

Pregúntate: ¿Dónde busco llenar un vacío interno con el reconocimiento externo? ¿De que manera dependo de la apreciación de los demás para compensar mi propia autocrítica?

¿Ha ocurrido algo recientemente, por lo que hayas culpado a otra persona? ¿Existen áreas de tu vida en que te sientes impotente o una víctima? ¿Puedes cambiar tu perspectiva y tomar medidas que te conviertan en un creador en esas áreas?

La lección de hoy termina con un video de un discurso reciente y habla sobre ser víctima o creador:

¡Hasta la próxima!

Pin It on Pinterest

Share This