A veces llegamos a un punto crítico, y es un buen punto porque es el momento de ir hacia adentro y cambiar. Hay cosas que han sucedido en nuestras vidas: violencia, desilusión, abandono, y lo más triste es que vivimos estas situaciones y en algún nivel las asociamos con el amor, aunque ni siquiera seamos conscientes de ello. Entonces seguimos repitiendo patrones, con diferentes personajes, esperando que el afuera cambie. ¡Y no cambia!

Y es tan frustrante eso porque uno piensa: “Ahora va a ser diferente”. Claro, comienza de manera diferente pero termina siendo igual, y uno lo vuelve a hacer. ¿Por qué? Imagínate que todo, todo, todo, fuera un espejo. Lo que te sucedió en un comienzo está ahí, y vas recreando los mismos programas, y aunque juras que ya no quieres eso, en algún nivel sigues atrayendo lo mismo. Entonces ¿como logramos cambiar eso? Tenemos que cambiarnos a nosotros mismos, cambiar internamente, conocernos a nosotros mismos tan profundamente que podamos reconocer el programa.

Y entonces empezamos a cambiar, comenzamos a ver claramente y decimos “¡No!”, y vamos al corazón, a expandir el amor, a encontrar la apreciación, el amor y la gratitud, Y comenzamos a enfocarnos en ello, a sanar a la víctima, a ser felices con nosotros mismos, ¿Y qué sucede cuando somos felices con nosotros mismos? Todo comienza a cambiar afuera, porque comenzamos a reflejar algo nuevo.

Si no confías, no sucede. ¿Viste cuando las cosas van bien, realmente bien y comienzas a pensar: “Mm ¿cuánto va a durar esto?”. “No, esto no es real”. Y voy desafiando: “¿A ver? ¿Ves ves? ¡Te dije! No se puede confiar!!”. Porque en otro nivel creemos que el miedo y el sufrimiento son la realidad y que el amor y la dicha no lo son, porque estamos programados a través del miedo: “no confíes”, “no seas vulnerable”, “ no hables tu verdad”.

Nos enseñaron todos los comportamientos opuestos al amor y seguimos creando las mismas cosas, pero, ¿puede la gente cambiar? Sí, claro que sí, podemos cambiar, pero tenemos que cambiar internamente. Primero que nada, aprender a estar presente en mí. Si estoy presente puedo comenzar a ver la realidad, no soy sólo una víctima de mis respuestas robóticas, y eso cambia todo. Luego, tener la valentía de ser vulnerable, porque estoy empezando a experimentar algo bastante poderoso, y eso es el amor. El amor es una energía que está dentro de cada uno y desde ese espacio puedes cambiar el mundo, tu mundo. Pero tienes que cultivarlo, y es lo único real.

Y lo más hermoso del amor-conciencia es que es una energía tan tan poderosa que se convierte en algo preciado. Y comienzas a hacer cosas en tu vida que van aumentando esa experiencia, en lugar de seguir con lo destructivo de siempre y luego sentirte como víctima: “Ay, hice lo mejor y nada nunca cambia, no tengo esperanzas”.

Todos llegamos a ese punto, yo también llegué a ese punto, yo era exitosa en todo, pero la niñita ahí dentro todavía tenía miedo de ser abandonada. Es esa parte que hay que sanar, yo sé, y lo puedes hacer, seguro que sí. Y ¿sabes? La primera intención cambia todo, porque el hecho de que estés leyendo esto y que tu corazón vibre, es que le estás diciendo al Universo “ahora sí quiero hacer algo diferente, quiero tomar responsabilidad”.

Summary
¿Puede la gente cambiar?
Article Name
¿Puede la gente cambiar?
Description
A veces llegamos a un punto crítico, y es un buen punto porque es el momento de ir hacia adentro y cambiar.
Author
Publisher Name
Isha Judd
Publisher Logo