was successfully added to your cart.

elComercio.pe, Perú

By 14 Septiembre, 2015Entrevistas

elComercio.pe, Perú
Isha te enseña cómo vencer tus temores y vivir en el amor.
Octubre 2009

peru

Ella habla de una energía interior a la que llama amor-consciencia. Dice que todos la poseemos, pero, como estamos concentrados en lo exterior, la olvidamos y no la encontramos. Justamente en eso radica su misión: Guiarnos para que nos enfoquemos en el amor y ayudarnos a lograr nuestra propia paz. “Yo viajo por el mundo enseñando a las personas que la felicidad y la paz del mundo es responsabilidad de cada uno, comienza por cada persona”.

Hace diez años que esta australiana, que actualmente radica en Uruguay, inició este trabajo espiritual. Todo empezó cuando, después de una serie de acontecimientos difíciles en su vida que empezaron al descubrir que era adoptada, “despertó” e inició un proceso de interiorización que la llevó a despojarse de sus miedos, adicciones y caretas.

Hoy, esta maestra espiritual tiene dos centros llamados La I, uno en Uruguay y otro en México. Y al preguntarle si es que piensa abrir uno más, nos dice que “probablemente en Perú, ¿por qué no?”. Quizás tenga a nuestro país en mente debido a su próxima visita: Este 3 de noviembre, en el auditorio de la Cámara de Comercio de Lima, nos presentará su nuevo libro y película titulados “¿Por qué caminar si puedes volar?”. Y luego, los días 7 y 8, dará un seminario en el Hotel Ariosto.

Se hace llamar Isha, nombre que en sánscrito significa “consciencia humana completa”.

Por Tatiana Perich

¿Cómo fue que creó el Sistema Isha?
Llegué a un punto en mi vida en el que ya había tenido suficiente. Siempre fui una mujer que fue muy exitosa, pero podía ver que en realidad no importaba todo lo que yo lograra porque siempre llegaba al punto en el que alcanzaba mi meta y, después de eso, seguía vacía. Entonces, tenía que tener otra meta o alguna otra cosa más. Mi felicidad estaba siempre en el momento futuro. No era que fuera infeliz, pero sí podía ver que al margen de esta persona tan poderosa que yo aparentaba ser, yo tenía un miedo crónico al abandono y me quedaba en situaciones que no me servían como relaciones que no funcionaban y adicciones. Parecía ser positiva, pero muy en el fondo yo no me amaba a mí misma para nada y llegué a un punto en el que ya no quería que mi felicidad dependiera de alguien más. Fue ahí que decidí sanarme realmente. Quería cambiar. Comencé a ir hacia dentro de mí, a estar más conmigo misma, a estar más presente en el momento, y comencé a soltar todos esos miedos… Comencé a sanar todo eso, a amarme a mí misma exactamente como yo era y a desarrollar esta energía interior que yo llamo amor-conciencia.

¿Qué es el amor-conciencia?
Está dentro de todos los seres humanos. Todos lo tenemos pero, como toda nuestra atención está en el afuera, no encontramos la paz interna. Estamos siempre tratando de controlar o cambiar el afuera. Cuando encontramos esta paz interior, nos da una seguridad interna y va más allá de todo lo demás. Lo irónico es que una vez que regresamos a este lugar de paz interna y dicha interior -como cuando éramos niños, por ejemplo-, el afuera lo comienza a reflejar.

¿Para haber descubierto las facetas que nos conducen al amor incondicional se basó en las enseñanzas de otro maestro espiritual?
Las facetas que yo enseño son mi experiencia. Todo lo que yo enseño en mi sistema, ahora y hoy, es completamente mío, completamente de mi conciencia. Antes de que despertara, sí utilizaba otras técnicas. Pero eso hoy en día ya no es relevante.

¿Qué se requiere para poder aprender y aplicar estas herramientas?
Las personas practican las facetas por una hora al día con los ojos cerrados. Cuando lo hacen, muy rápidamente se va rompiendo la matriz del intelecto y todo el sistema de apoyo que está grabado en el cuerpo y que nos mantiene a nosotros en limitación, en el miedo, reaccionando y respondiendo sin realmente entender porqué hacemos esas cosas.
Entonces, en lugar de ponernos a analizar todo lo que esté mal, nos enfocamos en elevar nuestra vibración y todo aquello que no nos sirve va a ir cayendo por sí mismo. Nos enfocamos en el amor y nos transformamos en el amor. Obviamente es un proceso, no es una varita mágica, pero es muy práctico y muy simple.

He leído que una de los aspectos en los que el sistema Isha se basa es en los campos energético-espirituales. ¿Es necesario creer en el espíritu para practicarlo?
No, solamente tienes que estar anclado en el amor en cada momento. Supongo que se podría llamar espíritu, pero en realidad es algo interno. Una vez que uno tiene esa experiencia interior, naturalmente empiezas a tener ciertos comportamientos: empiezas a fluir en la vida, a entregarte a cada momento, a soltar tus adicciones y tus apegos y comienzas a experimentar más amor y también a darlo.
Primero, tenemos que arreglarnos a nosotros mismos y luego va a ser muy fácil amar incondicionalmente a todos porque no vamos a estar relacionándonos desde un lugar de necesidad. Nosotros tenemos un amor contractual: “yo hago esto y esto por ti. Entonces, tú necesitas comportarte de una determinada manera, así yo me siento feliz. Y si no te comportas así, entonces no me amas”. Sé que suena duro, pero es una realidad. Yo enseño a las personas que una vez que estás completamente dentro de ti, simplemente das amor y no tienes esas necesidades ni requerimientos ni controles, solo vives en dicha. Sé que suena un poquito optimista, pero es mi experiencia y tengo muchísimos miles de estudiantes que están teniendo la misma experiencia

Entonces, el primer paso es ser un poco egoístas y preocuparnos primero por nosotros.
Eso no es egoísta en realidad. ¿Sabes qué creo que es egoísta? La forma en la que estamos siempre controlando y demandando a los otros, y no permitimos a las personas que sean libres porque estamos llenos de miedo. No quiere decir que nos vamos a transformar en personas horribles. En realidad sucede lo opuesto: A medida que el amor va creciendo, estamos siempre transformándonos en mejores personas.

¿Qué cree que ha hecho que el hombre esté bloqueado y no pueda ser realmente feliz?
Lo que hemos hecho ha sido separarnos de nuestro interior. Estamos teniendo una experiencia de dualidad. Todo está basado en el trabajo del hemisferio izquierdo, todo es externo y nunca realmente estamos con nosotros mismos. No estamos cómodos con nosotros mismos internamente y tenemos tanto dolor interno y tanto estrés y tantas expectativas que estamos siempre buscando afuera tratando de llenar ese vacío o tratando de evitar el dolor. No hay nada que esté mal con este mundo moderno maravilloso. Todo está bien, pero tenemos que tener el amor y tiene que ser el amor incondicional, tiene que ser esta energía de la que estoy hablando.

PAZ MUNDIAL
¿Cuál es su misión? En la introducción de “Por qué caminar si puedes volar” habla de un cambio y de la paz mundial…
Yo experimento la paz mundial en mí porque soy esa paz. Mi sueño es recordarle eso a todos: Simplemente tenemos que lograr nuestra propia paz. Siempre estamos esperando que el presidente, las Naciones Unidas, algún novio o algo lo arregle. Bueno, así uno puede estar esperando por toda la eternidad. Tenemos que hacer algo diferente. Una persona lo hace e ilumina a un millón de personas. Un millón de personas lo hace e iluminan al mundo entero. Es un hecho, no es un sueño.

Entonces, para usted la paz mundial no es más que la suma de las paces de cada individuo.
Sí, absolutamente. Acabo de escribir un artículo para Huffington Post sobre eso. Justamente estaba hablando del Premio Nobel de la Paz que se le dio a Obama y propuse que, en vez de que todos estén debatiendo si es que lo merecía o no, todos decidieran postularse al Premio Nobel y tener esas cualidades. Nos encanta criticar en lugar de tomar responsabilidad por nosotros mismos.

¿Qué piensa del Nobel otorgado a Obama?
Creo que Obama está enfocado en la paz y que, más allá de que sea prematura o no la entrega del premio (en realidad no creo que eso tenga importancia), nadie puede negar que él es un gran humanitario y quiere provocar cambios. Eso es lo único en lo que quiero enfocarme.

Mucha gente dice que los sistemas de autoyuda son solo un negocio. ¿Qué tiene que decir?
La realidad es que uno necesita el dinero, es una energía que no tiene nada de malo. Tenemos que dejar de hacer que el dinero sea algo tan especial: lo tenemos guardado en una cajita tan cerradita, creemos que es ilimitado y el dinero es lo mismo que el aire: es ilimitado.
Si alguien está haciendo esto y no lo hace desde un lugar de amor y no se está enfocando en el bien más elevado, va a ser evidente. Nuestro solo foco está en la elevación de la conciencia.

Ahora está viviendo en Uruguay y concentrando tu trabajo en Latinoamérica, ¿por qué?
Yo soy australiana, pero para mí los latinos son como los catalizadores del despertar espiritual del mundo, son increíbles. La gente latina es muy emocional, pero también puede ser muy intelectual y también puede ser muy espiritual. No quiere decir que no exista eso en otros países, claro que sí. Pero como grupo, es fenomenal. A mí me invitaron aquí -antes no sabía ni siquiera dónde quedaba Latinoamérica- y nunca me fui. La revolución (de la conciencia) está sucediendo tanta rápidamente… Es maravilloso.

Pin It on Pinterest

Share This