was successfully added to your cart.

Una invitación para transformar los miedos en posibilidades

By 15 Julio, 2015Artículos

El miedo al rechazo, a que nos juzguen por hacer las cosas mal, es el miedo más grande que tienen los seres humanos: el miedo a no recibir la aprobación de los demás. Y es justamente por eso que mentimos, por eso que usamos máscaras, por eso que fingimos ser algo que no somos, hasta que finalmente terminamos tan enfocados en la aprobación exterior que perdemos la aprobación que necesitamos de nosotros mismos, y es como si nos convenciéramos de que hay algo fundamentalmente mal con nosotros mismos.

¿Has visto alguna vez cuántos NO te agobian a diario? Aquellos que recibes y aquellos que automáticamente respondes. Y esos NO no son más que protecciones que se resisten a la vida, el NO que te dan, el NO que tú das.

La vida es como un gran río en permanente fluir que trae experiencias nuevas y donde podemos ir eligiendo las formas de experimentarlas en cada momento. ¿Y qué es lo que hacemos? Nos negamos, decimos NO y rechazamos de una y mil maneras, y seguimos eligiendo estar siempre en la misma cajita, dentro de los mismos límites. Nada dentro de estos límites refleja nuestra verdadera esencia, nuestra verdad. Sólo lo que hemos aprendido, nuestras creencias, nuestra historia, lo que el miedo tiñe de nuestra percepción y nos mantiene allí.

Nos quedamos a menudo estancados por el NO de otros o el NO propio. Es como que prefiriéramos estar con los ojos cerrados, seguir dormidos, aunque eso nos haga sufrir, pero es lo que conocemos. Aquel dicho: “mejor malo conocido que bueno por conocer”… ¿Será eso lo que se nos ha quedado grabado?

La única forma de despertar a la verdad de quienes realmente somos, al amor incondicional y la dicha, es justamente no teniendo ningún NO, no importa en realidad qué es lo que estés haciendo, pues en cada cosa que elijas hacer con totalidad en un 100%, estarás eligiendo expandir la conciencia. Si eliges sanar tus miedos, todo será más rápido.

La forma más acelerada e infalible que yo conozco para enfrentar esos miedos, para ir más allá, quitarles la energía y el poder que tienen sobre nosotros, y la libertad que esto conlleva, la comenzarás a experimentar cuando vayas por allí caminando en tu vida cotidiana, haciendo lo que sea que hagas.

Comenzarás a sentir que esto es lo único que quiere tu corazón: abrazar la vida, abrazar cada momento. Cuando ya tus NO no impidan el fluir de la vida, lo sentirás crecer, sentirás expandir ese SI, esa entrega al momento, tomarás conciencia de la maravilla que te rodea.

Verás que esto te ayudará muchísimo a enfocarte en el aprecio, la gratitud, el amor y la unidad. Verás que cuando te abres a recibir, la abundancia ilimitada del universo también llegará a ti. No es que antes no estuviera, sólo que al decir NO a la vida, nos perdemos de recibir todo lo que forma parte de la vida misma.

Y justamente de esto se trata lo que comparto hoy con ustedes: el establecer la conciencia permanente, la propia conciencia interna, la paz interna, la dicha, el amor incondicional a uno mismo, que es el tesoro más valioso que uno puede tener.

Ahora bien, esto requiere una acción. ¿Y cuáles son las acciones de la conciencia?:

El hablar la verdad, el ser transparentes, el ser inocentes, el ser vulnerables. Todas las cosas que siempre escondemos, porque escondemos nuestras emociones, lo que sentimos, no decimos lo que realmente pensamos, todas las cosas que escondemos son justamente las acciones de la conciencia.

Comenzaré entonces a ser real en el momento preciso, comenzaré a ser vulnerable y a decir lo que siento, y entonces no me frenará lo que el otro piense, ya que será más importante lo que yo sienta, y además porque cuando me ame a mí mismo lo externo me reflejará eso perfectamente, cuanto más íntegro y transparente sea yo, eso se verá reflejado en todo mi alrededor.

Pero cuando yo estoy dudando, criticándome o preocupándome por lo que la gente piensa, justamente el espejo de lo externo me reflejará esa dualidad. Y para algunas personas ésa es una dualidad extrema, especialmente si hay un apego extremo a recibir esa aprobación, porque entonces toda mi atención estará enfocada en lo externo y controlando lo que el afuera me está dando. Y seguramente nos encontraremos con juicios como: ¡no lo estás haciendo bien! ¡me ofendiste al decir eso! ¡no eres suficientemente bueno! Nos reflejará justamente todo eso que siempre tratamos de evitar, y lo comenzarás a ver con mucha claridad.

Entonces, ¿qué te parece si como parte de acelerar este proceso de crecimiento interno, de expandir el amor y la conciencia, comienzas a hacerte una listita de aquellos lugares en los que hay mentiritas, y cómo enfrentarlas y cambiarlas? Y también comienza a anotar los resultados de estos cambios. De seguro te vas a empezar a sentir mejor contigo mismo, menos estrés, menos control en las relaciones.

Además, ¿que te parece si haces una lista de los lugares en los que podrías comenzar a ser más transparente e íntegro? A anotar los pequeños cambios también y a felicitarte por ir creando una vida en expansión de conciencia en cada momento, en cada lugar y en cada acción.

Y también, y aprovechando las vacaciones, ¿que te parecería observar, sentir, darte cuenta de aquellos NO con los que por miedo a lo desconocido, por hábito o por lo que sea, usas, y cierras las puertas a aquello que viene hacia ti? Y no dudo que encontrarás así más crecimiento, más amor, más de ti mismo, más de lo mejor que siempre viene hacia cada uno. Y luego me cuentas.

“Una invitación para transformar los miedos en posibilidades” – Punto Mujer – Emol.com – Chile, enero 2011

Pin It on Pinterest

Share This