Tienes que llegar a un punto en el que puedas ver que tu intelecto es una protección, y que en algún momento lo tienes que entregar, lo tienes que rendir, para poder encontrar algo mayor, algo más poderoso aún, algo que está más allá del intelecto.

Porque el intelecto siempre está defendiendo una idea, y la conciencia está mucho más allá de las ideas, está basada en amor incondicional. Y el intelecto no puede percibir la dicha, la apreciación, el amor incondicional, como una fuerza permanente.

Cuando el intelecto no puede entender algo lo niega, porque no lo puede demostrar. ¿Por qué? Porque dentro del intelecto, dentro de la inteligencia te sientes seguro, pero dentro de lo desconocido no puedes controlar. Así que en algún punto tienes que tener una inteligencia más elevada aún y tienes que poder ver que “toda mi vida tuve esto, pero tiene que haber más”. “Soy intuitivo, tengo otra voz, tengo otra claridad, no tiene que estar asociada con mi intelecto”, y luego vas a entrar en la capacidad de un cerebro mayor que es el corazón, la vibración del corazón que te conecta con todo, con todo.

Los seres humanos atravesamos muchas cosas, muchas desilusiones, muchos resentimientos, muchas decepciones, y finalmente comenzamos a darnos cuenta que estamos enojados. ¡Porque compramos el sueño y no funcionó! ¡Hicimos todo aquello que se suponía que debíamos hacer y no funcionó, y no somos felices, por eso estamos enojados! Hay un billón de razones por las que puedes estar enojado ahora, pero lo más importante es que aprendas a sacar y mover todo eso, que lo remuevas, y después vas a empezar a encontrar la dicha interna. Posiblemente te has estado abandonando a ti mismo, poniendo a todo el mundo antes que tú.¿Suena familiar todo esto? ¡Por supuesto que debes estar muy enojado!

La vida es muy corta y necesitamos jugar este juego un cien por ciento, porque si nos quedamos en el miedo y el apego y la adicción, porque en el fondo estamos asustados, no estamos viviendo de verdad. Pero cuando empezamos a desafiarnos a nosotros mismos, no comparándonos, no compitiendo, sólo desafiándonos a ser más, a experimentar más, a empujar los límites, a soltar nuestras viejas creencias que ya no nos sirven, entonces comenzamos a encontrar la dicha y también la importancia de ser vulnerables. El lenguaje del corazón es el ser vulnerables, es el estar abiertos, es el dar, y cuando nos amamos a nosotros mismos, damos amor al mundo. Sin ese amor no podemos.

El amor-conciencia es una experiencia interior de paz, de dicha y de confianza, eres tú conectándote con tu esencia verdadera. Cuando éramos niños vivíamos en ese espacio de amor incondicional y conciencia del momento presente, y el Sistema que yo enseño es para cultivar justamente eso. Y¿qué es lo que NO me permite experimentar eso?: el estrés, el miedo, las limitaciones, toda mi atención puesta en el afuera buscando la aprobación, buscando el amor. Y en un determinado momento de tu vida comenzarás a ir hacia adentro y es ahí donde está lo que tú quieres, está dentro tuyo. Hemos estado buscándolo en todos los lugares equivocados.

Summary
Un cerebro mayor, el corazón
Article Name
Un cerebro mayor, el corazón
Description
Tienes que llegar a un punto en el que puedas ver que tu intelecto es una protección, y que en algún momento lo tienes que entregar
Author
Publisher Name
Isha Judd
Publisher Logo